La historia para llegar del catálogo al marketing digital fue una evolución que involucró estar en constante actualización.

Los elaboradores de catálogos han combinado el marketing con la tecnología desde los años 90, y aún se coronan como los líderes en este ámbito. Uno de los grandes descubrimientos que tuvieron en el proceso fue vincular las bases de datos masivas que se encontraban en internet con el marketing, ya que se localizaron cantidades abrumadoras de información compartida entre usuarios, por lo que decidieron utilizarlo como vehículo para realizar ventas.

La idea de posicionar productos en línea y crear vínculos entre la marca y el cliente (MarTech) no era nueva para estos expertos, dado que ya tenían experiencia, sólo que lo hacían de diferente manera. Fueron los primeros en adoptar diversas herramientas vanguardistas como los modelos de puntuación enfocados en resultados (ROI, Return Of Investment –retorno de la inversión–, por sus siglas en inglés) y no en simples cifras brutas (ROAS, Return On Advertisng Spend –retorno de la inversión publicitaria–), además de monitorear la actividad de sus clientes constantemente.

Google Analytics ofrece más de cinco formas para atribuir ventas en línea y hacer análisis web, pero deja otros canales fuera, como los catálogos

Debido al costo elevado y al largo tiempo de entrega de los catálogos impresos se implementaron estos procesos entre los costos y las ganancias, para tener un mejor control de todo lo que se comercializa en internet. Ahora, Google Analytics ofrece más de cinco formas para atribuir ventas en línea y hacer análisis web, pero deja otros canales fuera, como los catálogos, los que por su experiencia pueden ayudar a los que son nuevos a mejorar sus empresas en ambos esquemas.

El lado creativo también entró en escena cuando las cámaras digitales empezaron a comercializarse. Fueron utilizadas principalmente en el área comercial; los especialistas en catálogos, junto con los de revistas, adoptaron estas cámaras para darle forma y armonía a sus contenidos. Entonces se desarrollaron los procesos y estándares que vemos en la actualidad.

Si bien la nueva generación de medios digitales ha hecho crecer la industria publicitaria, aún se comercializan los catálogos impresos, que son el medio clásico por excelencia que utilizan muchas marcas para vender sus productos.